Miércoles, julio 6

Mascotas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Es frecuente que exista una mascota en la casa cuando llega un bebé, pero no es necesario apartarlo de la casa ni del bebé, ya que por instinto siempre sabrá que un nuevo integrante en la familia debe protegerse y cuidarse. Ya verá como querrá dormir a los pies del moisés para brindarle protección, y cuando el bebé crezca será su compañero de travesuras y su aliado incondicional.

Además se sabe que los niños que comparten su infancia con una mascota son mucho más sociables y no tienen temores con otros animales.

En el caso de los gatos, hay que evitar que se acueste dentro de la cunita.
Mordeduras y arañazos pueden evitarse enseñando al animal y al bebé a respetarse mutuamente desde el principio.

Share.

About Author

Leave A Reply

Ir a la barra de herramientas