Miércoles, julio 6

Síndrome del Nido

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
Muchas gestantes, a pocos días del parto, pasan de un extremo a otro. Es decir, luego de irse a dormir extenuadas amanecen, increíblemente, con muchas ganas de trabajar. Esta extraña conducta se debe a que en su cuerpo se produce un incremento de la actividad metabólica, el resultado es una madre totalmente
CUIDADOS PREVIOS

La lactancia es uno de los momentos más íntimos y tiernos que existe entre la madre y su pequeño. Es tan importante que hasta existe una semana, la primera de agosto, para celebrar este mágico acontecimiento.

Sin embargo, la lactancia supone también irritación y hasta la hinchazón de los
pezones, sobre todo de las primerizas. Para evitar estas molestias las gestantes podrán ir preparándose desde el tercer trimestre del embarazo. Para ello
le aconsejamos aplicarse una solución compuesta de alcohol y glicerina, acompañados de movimientos de rotación alrededor de la aureola. Este ejercicio curtirá la piel y evitará la aparición de
dolorosas grietas.

¿ENCAJÓ?

El encajamiento se da cuando el bebé se acomoda dentro del vientre materno, con la intención de que sea la cabeza lo primero que asome a la hora del parto.

¿Cómo saberlo? Son varias las pistas.
La más común es la mejora en la respiración de la madre. Pero, ésta viene acompañada de un pequeño dolor a la altura de las caderas, por la presión que ejerce el bebé. Otra señal es el cambio de forma de la barriga, ahora es más puntiaguda y la curva se inicia más abajo.
Finalmente, se dejarán de sentir las pataditas del pequeño.

Share.

About Author

Leave A Reply

Ir a la barra de herramientas